AÑOS DESPUÉS ME COGÍ A LA CHICA QUE SIEMPRE ME GUSTÓ EN LA ESCUELA

67%
Please complete the required fields.




EL AMOR NO CORRESPONDIDO DE LA ESCUELA

En mis tiempos de estudiante de preparatoria me gustaba mucho una chica a la que llamaré en esta historia “Sara”, y no solo me gustaba a mí, varios de mis compañeros coincidían conmigo en que ella era la más hermosa no solo de la clase si no de toda la escuela  pasábamos el tiempo del recreo hablando de ella, yo era muy tímido y jamás me atreví  a confesarle mis sentimientos por miedo al rechazo, además ella actuaba como si yo no existiera.

Bueno confieso que no solo me gustaba, yo estaba enamorado, obsesionado, pasaba toda la clase mirándola fijamente,  y estratégicamente tenía mi pupitre detrás del suyo, llegaba a mi casa a pensar en ella y cada noche me masturbaba pensando en su culo que veía a través de su sudadera en la clase de educación física.

Nos graduamos de preparatoria y pasaron algunos años, recuerdo que para ese tiempo aún facebook no era tan popular, así que cuando todos empezaron a crear sus perfiles empecé a buscar a mis viejos compañeros de clase en esa red social para saber de sus vidas, y si, la busqué a ella también, estaba  casi tal cual como la recordaba.

SARA ESTA BIEN BUENA PERO TIENE UN PROBLEMA.

Esta chica tiene una cara angelical que no deja ver ningún tipo de maldad, es adorable, tiene su cabello largo hasta la mitad de su culo, aún se peinaba igual que en los días de escuela, miré con atención su cuerpo, en las fotos de su facebook usaba unos jeans ajustados que dejaban ver que tenía tremendas piernotas, caderas anchas, mejor dicho estaba deliciosa.

Yo estaba muy feliz de verla otra vez, pero también estaba consciente de algo importante que reflejaban sus fotos, ya tenía una familia, un esposo y una hija, así que veía pocas posibilidades de cogérmela como tantas noches lo imaginé.

TENEMOS UNA BUENA CONEXIÓN

La agregué al Facebook pensando en recordar viejos tiempos y confesarle que en esos días me gustaba, empezamos a hablar, ella casi no se acordaba de mi, (a pesar de que pasé 5 años recogiendo su lápiz y sentándome justo detrás de ella) pero ella si sabía que yo existía en los tiempos de la escuela, hubo una buena conexión y ella terminó contándome algunas intimidades como que las cosas con su esposo no andaban bien y que ya no lo veía con ojos de amor, hasta ese momento no habíamos hablado nada sexual, eran conversaciones casuales en las que nos llevábamos muy bien.

Para colmo mis viejos amigos de escuela también la tenían agregada a sus cuentas de facebook y por mensajes de chat me decían “¿viste como Sara se puso más buena de lo que ya estaba?“.

¡ESTA CERCA A MI CASA Y QUIERE VERME!

Después de meses de amistad por chat un día cualquiera me dijo que estaba cerca de mi casa y que quería visitarme, la hice pasar a mi habitación y puso su música preferida mientras yo servía las cervezas, empezamos a beber y a hablar yo le decía lo hermosa que estaba que casi no había cambiado y que no podía creer que la chica que tanto me gustaba en la escuela estuviera en mi habitación, ¡era como un sueño!, ella se ruborizaba cada vez que le decía lo que sentía por ella en los tiempos de la escuela, y le iba confesando cosas que pensaba sobre ella en esos días a medida que las cervezas me desinhibían cada vez más.

Ella tenía puesta una blusa campesina que dejaba ver sus hombros y su suave piel, yo miraba sus pechos medianos cuando tenía oportunidad pero lo que más me gustaba de ella físicamente además de su cara y cabello largo eran sus piernas y caderas, se veía deliciosa en esos jeans que traía puestos.

Esta NO es ella, pero se acerca casi exactamente a su figura y la ropa que usaba ese día.

¿QUIERE COGER O SOLO QUIERE BESOS?

Por un momento quedamos cara a cara y ella me besó yo no podía creerlo, así que luego yo tomé la iniciativa y empecé a besarla, eran besos largos y apasionados yo acariciaba su cara y después de tocar sus labios con mi dedo pulgar, le metía el dedo en su boca y ella lo chupaba, su respiración indicaba que quería coger pero cuando yo quería avanzar ella me frenaba.

Cada nuevo beso que nos dábamos era más intenso y me dejaba avanzar un poco más, la agarraba fuerte por su cintura y apretaba esas caderas que me tenían tan caliente, Sara parecía mucho más controlada que yo porque me detenía cada vez que yo quería llegar más lejos, yo pensaba que quizá tenía una lucha interna por su esposo quizá, o por ser el primer día de vernos y no quería tener sexo de primera cita, pero hubo una frase que ella me dijo que hizo que yo insistiera y llegara hasta el final.

LA FRASE QUE ME CONFIRMÓ QUE QUERÍA  SEXO

Yo la abrazaba y la besaba estando de pie, de reojo miraba en el espejo de mi habitación su culo grande redondo y carnoso reflejado y se lo apretaba, yo pensaba en si podría ver su ropa interior ese mismo día y la abrazaba fuerte para que sintiera mi verga bien dura contra ella, hasta que me dijo una frase que cambiaría completamente las cosas:

“si vieras como me tienes” .

 

Yo le metí la mano entre sus jeans y estaba muy mojada, de inmediato le saqué con dificultad sus jeans que le quedaban bien apretados, tenía una tanga blanca que su culote se tragaba toda.

A COGER

Me puse de pie y ella de rodillas, me chupaba la verga mirándome con ojos de corderito mientras yo la agarraba del pelo, yo sentía que no iba a aguantar y que iba a llenarle la boca de leche antes de poder metérsela.

Luego la acosté boca arriba con sus piernas juntas y la llené de besos por debajo de sus piernas que me fascinaban,  le metí la verga en su mojada panocha y empecé a penetrarla, no sé qué comí o que tomé ese día pero estaba muy duro y con más energía de lo normal, se la metía hasta el fondo bien duro y a un ritmo constante por largo tiempo, ella gemía y se tapaba la boca para no gritar, sus piernas temblaban con cada vergazo que le daba, a ella le encantaba y yo estaba asombrado con mi propio rendimiento.

Me encantaba ver sus piernas juntas apretando su panocha mientras yo se la metía, sin duda una de las mejores culeadas de mi vida, en esa posición le di como nunca le di verga a nadie más, luego la puse en cuatro, que nalgotas las de esta mujer por dios, se echaba el pelo hacia atrás y se le metía en medio de su culote mientras yo le daba con todo, al final me vine adentro con el condón puesto.

Bueno esa fue mi historia, finalmente me cogí a la chica de la que me enamoré en secreto en la escuela, la moraleja de esta historia creo que es que cuando una chica es para uno, no importan los años que pasen, o si está casada, será para uno.

Alejandro.

  • COMPARTIR
0 Comentarios
LEAVE A REPLY
Tu email no sera publicado.